Propiedades de los Compuestos Iónicos

En la química un compuesto iónico es aquel formado por dos sustancias con una gran diferencia en sus electronegatividades. Usualmente se forma con la unión de un metal y un No metal, un elemento metálico tiene tendencia a dejar ir los electrones de su capa externa mientras que un No metal tiende a “adoptar” los electrones ofrecidos, este traspaso de electrones se roge según la regla del octeto o ley de Lewis, donde se establece que cada átomo de las sustancias involucradas compartirán electrones hasta que el No metal logre tener 8 en su capa externa.

Este traspaso de electrones convierte al metal en un ión positivo o cátodo y al No metal en anión o negativo. En química este traspaso de electrones se suele representar con puntos.

Propiedades

Son sólidos, cristalinos y duros a temperatura ambiente. Sin embargo son frágiles. ¿Qué quiere decir esto? Que son difíciles de rayar o marcar en su superficie a menos que sea un material más duro el que lo haga pero, ante un impacto, sus capas se desplazan y se fracturan.

Punto de fusión de alto Esto quiere decir que para llevarlos a un estado líquido o gaseoso se requieren de altas temperaturas. Esto sucede porque el enlace iónico es muy fuerte y se requieren grandes cantidades de energía para separarlos.

No conducen la electricidad a menos que se encuentren en estado líquido. Los iones en estado sólido se encuentran en perfecto equilibrio y no permiten el transporte de electrones necesario para que la electricidad fluya.

Son solubles en disolventes polares como el agua, en ese caso la sustancia resultante es altamente conductora. Claro ejemplo es el agua y la sal, el agua es conductora natural, al agregarle sal o cloruro de sodio, esta tiende a aumentar su conductividad. Esto sucede porque al mezclarse con agua el compuesto sufre una disociación electrolítica, separándose aniones y cationes.

El agua logra separar a las sustancias iónicas debido a que sus moléculas tienen la capacidad de envolver y atraer electrostáticamente a los iones hasta  separarlos de la red. Este fenómeno es conocido como solvatación. Al encontrarse libres los iones si es posible el movimiento de los electrones necesario para el trasporte de electricidad.

Suelen formar redes cristalinas muy ordenadas y estructuradas.

No son solubles en solventes apolares, los cuales son sustancias de tipo orgánico donde su nube electrónica se encuentra dispuesta en perfecta simetría, por lo tanto no existen polos negativos ni positivos.

No forma moléculas verdaderas, simplemente son el resultado de la unión de catión y anión.

Diferencias con las sustancias covalentes

Las sustancias covalentes dada la naturaleza de sus enlaces pueden encontrarse en cualquier estado, sea sólido, líquido o gaseoso. Al contacto con el agua se ionizan y forman ácidos.

No presentan polaridad.

Ejemplos de sustancias iónicas

Un compuesto iónico común es la sal o NaCl, resultado de la unión de sodio (metal) con cloro (no metal)

  • AgCl: Cloruro de Plata.
  • BeO: Oxido de Berilio.
  • CaCl2: Cloruro de Calcio.
  • CaO: Oxido de Calcio.
  • CuCl2: Cloruro de Cobre.
  • FeO: Oxido de Hierro.
  • GaCl3: Cloruro de Galio.
  • KBr: Bromuro de Potasio.
  • KCl: Cloruro de Potasio.
  • KI: Ioduro de Potasio.
  • ZnO: Oxido de Zinc.

Llegaron buscando: